Noticias

Noticias (118)

El seminario se impartirá el día 1º de diciembre en la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales. La jornada se diviriá en cuatro bloques: la legislación migratoria para la protección de los derechos humanos en el Cono Sur, la regularización migratoria, el acceso a la nacionalidad y situación de las personas apátridas en la región, y los temas pendientes en materia migratoria de derechos humanos en sudamérica. Contará con un cocktail de clausura para los asistentes.

 

Más información del seminario y el programa, en el siguiente enlace

Miércoles, 11 Noviembre 2015 00:00

Niños Invisibles

Escrito por

Columna de Delfina Lawson (Clínica de Migrantes y Refugiados UDP), Macarena Rodríguez (Clínica de Migrantes UAH) y Miguel Yaksic (Servicio Jesuita a Migrantes), publicada en El Mercurio, 11 de noviembre de 2015.

Es muy probable que la mayoría de los lectores haya estudiado en el colegio la expresión latina “ius solis”. Es el derecho del suelo y significa que una persona adquiere la nacionalidad del país en el que nace. Así lo consigna la Constitución Política de Chile: que cualquier persona nacida en Chile es chilena, salvo los hijos de extranjeros transeúntes (tripulantes y turistas) y de diplomáticos.

Desconociendo el espíritu de la norma y vulnerando un derecho humano fundamental, durante casi dos décadas, el Registro Civil inscribió como “hijos de extranjeros transeúntes” y no como chilenos, al menos a tres mil niños nacidos en Chile. Se trató de niñas y niños hijos de padres en situación migratoria irregular, que aunque llevaran mucho tiempo viviendo en Chile y con ánimo de permanecer en este país, fueron entendidos como extranjeros transeúntes..

No hace falta mucha explicación para imaginar que el desconocimiento del derecho a la nacionalidad trae como consecuencia la vulneración de los derechos básicos de las personas y expone a quedar en situación de apatridia. Inocentes y en virtud de una conducta que no es en ningún caso atribuible a ellos, muchas niñas, niños y adolescentes viven en Chile sin nacionalidad.

Sin embargo, gracias a la insistencia de las organizaciones de la sociedad civil, a partir del año 2014 el Departamento de Extranjería y Migración ha modificado este criterio de adquisición de la nacionalidad, reconociendo que se trató de una interpretación errónea y fijando lineamientos claros respecto de las situaciones excepcionales en que un niño o niña nacido en Chile no adquiere la nacionalidad. Ha sido la decisión correcta y la felicitamos. Pero ¿qué ocurre con aquellos miles de niños a los que se les desconoció su derecho al momento de su nacimiento?

Durante este año, un equipo de investigadores de la Universidad Diego Portales y de la Universidad Alberto Hurtado, junto al Servicio Jesuita a Migrantes han ido al encuentro de estos niños sin nacionalidad. Recorriendo distintas localidades de las regiones de Arica y Parinacota y de Tarapacá se han encontrado 200 de estos casos. En su gran mayoría se trata de niños y niñas que viven en condiciones de mucha vulnerabilidad, poco acceso a la información, precariedad en el acceso a la salud y a la educación y que enfrentan a diario episodios de discriminación y de exclusión por parte del Estado, ante la falta de reconocimiento de su derecho a la nacionalidad.

Todos estos casos han sido reunidos en un Recurso judicial que estas tres instituciones han presentado el pasado martes a la Corte Suprema reclamando que el Estado de Chile cumpla con la Constitución.

Si tres instituciones de la sociedad civil, con limitados recursos, han podido ir al encuentro de estos 200 niños, cuánto más podría hacer el Estado. Nos parece imperativo que el Estado repare esta deuda histórica reconociendo el derecho de nacionalidad de todos esos niños que faltan.

No basta sólo el cambio del criterio administrativo a partir del 2014, también se debe promover la rectificación de todas las inscripciones que desconocieron el derecho a la nacionalidad y avanzar en la consolidación de este cambio de criterio en normas de mayor jerarquía. Se trata de estándares básicos en el respeto de los derechos humanos.

Por primera vez en Chile y como resultado de un trabajo colaborativo e interinstitucional, las Clínicas Jurídicas de Migrantes de las universidades Diego Portales y Alberto Hurtado, junto al Servicio Jesuita a Migrantes presentaron un reclamo de nacionalidad en representación de 161 niños y niñas nacidos en Chile a quienes se les había desconocido su derecho a la nacionalidad al momento de su nacimiento.

Según la Constitución Política de nuestro país, todas las personas nacidas en Chile deben ser reconocidas como chilenas. Sin embargo, durante casi dos décadas, y por una interpretación que fue más allá de la norma, se les desconoció este derecho al menos a 3.000 niños nacidos en el país, quienes fueron registrados como “hijo de extranjero transeúnte”. Esta vulneración expuso a los niños a numerosas violaciones a sus derechos fundamentales.

A partir del año 2014 el Departamento de Extranjería y Migración (DEM) modificó el criterio de adquisición de la nacionalidad, reconociendo que el concepto de hijo de extranjero transeúnte se prestaba para una interpretación errónea, y fijó lineamientos claros respecto de las situaciones específicas y excepcionales en que un niño o niña, naciendo en territorio chileno, no adquiere la nacionalidad. Si bien se trata de una medida acertada por la que felicitamos a la autoridad, no debemos olvidar que hay miles de niños y niñas a quienes efectivamente se les desconoció su derecho a la nacionalidad por años, y el Estado ha adoptado pocas medidas para corregir la deuda histórica con estos niños.

Durante el año 2015, un equipo de investigación de las instituciones involucradas, recorrieron distintas localidades de la región de Arica y Parinacota y de Tarapacá, y se contactaron con un grupo de padres cuyos niños y niñas seguían inscritos como “hijo de extranjero transeúnte”. En su mayoría, se trata de personas que viven en condiciones de pobreza extrema, que tienen poco acceso a la información, y que enfrentan a diario episodios de discriminación porque a sus hijos no se les reconocía el derecho a la nacionalidad desde el momento de su nacimiento.

El objetivo de esta reclamación judicial es por una parte poder resolver la situación de los niños representados en la acción, y por otra parte asegurar que el Estado cumpla con el deber de reparar que se hace exigible una vez que se comprueba que ha existido una violación a los derechos humanos, como es en este caso. No basta con el cambio del criterio administrativo, sino que es indispensable facilitar y promover la rectificación de todas las inscripciones  que desconocieron el derecho a la nacionalidad.

Juan Enrique Vargas V., Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, Judith Schönsteiner, Directora del Centro de Derechos Humanos UDP, y Elena Zúñiga, Representante del Fondo de Población de Naciones Unidas Perú y Directora de País para UNFPA Chile y Paraguay; le saludan e invitan al seminario internacional "El aborto: una aproximación desde la judicatura, el litigio y la academia", que se realizará los días 17  y 18  de noviembre de 2015, en la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales (Av. República 105, Santiago centro). 

Esta actividad tiene por objetivo contribuir al debate sobre la despenalización del aborto en tres causales (por riesgo de vida de la mujer, por malformación letal del feto y en caso de violación), en torno al proyecto de ley sobre esta materia. 

Entrada liberada, previa inscripción en: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

PROGRAMA

17 de noviembre

16.15hs.

Acreditación de los participantes.

16.30hs.

Palabras de bienvenida:
Juan Enrique Vargas, decano de Derecho UDP

16.45hs.

Una aproximación al aborto desde el litigio y la academia 
- Paola Bergallo, Universidad de Palermo, Argentina.
Leticia Bonifaz, Dirección General de Estudios, Promoción y Desarrollo de DDHH, Suprema Corte de Justicia, México. 
Verónica Undurraga, Universidad Adolfo Ibáñez, Chile.
Lidia Casas Becerra, Centro de Derechos Humanos UDP.

18 de noviembre

17.15hs.

Acreditación de los participantes.

17.30hs.

Palabras de bienvenida:
Judith Schönsteiner, directora Centro de Derechos Humanos UDP. 

18hs.

Una aproximación al aborto desde la Judicatura: 
- Susanne Baer, Jueza Corte Federal Constitucional de Alemania.
-Jaime Araujo Rentería, Ex Juez Corte Constitucional de Colombia.
- Manuel Nuñez Poblete, Catedrático Derecho Constitucional, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.
Moderador: Tomás VialCentro de Derechos Humanos, UDP.

20hs.

Palabras de cierre / conclusiones

Además, denuncia la continuidad y el aumento de denuncias de tortura por parte de policías y al interior las cárceles. Otros temas tocados son el proyecto de reforma laboral, la inclusión de niños LGTBI en el sistema escolar, y el derecho a la salud de migrantes y refugiados, por mencionar algunos de los 10 capítulos que contiene la presente versión.

Lidia Casas, Coordinadora del área Género y Derechos Humanos del Centro de DDHH de la Facultad de Derecho UDP, expuso en una audiencia especial de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, realizada el pasado 20 de octubre en Washington D.C.

El XIII Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2015 se presentará al público el martes 20 de octubre, a las 18:30 horas, en el Aula Magna de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales (Av. República 105, Santiago Centro).

Hasta el 15 de noviembre del 2015, los interesados y las interesadas podrán hacer llegar sus antecedentes en orden a participar en la segunda versión de este programa único en Chile.

Un coloquio titulado "La objeción de conciencia en el marco de la discusión sobre la despenalización del aborto en Chile” convoca para el próximo 29 de octubre el Centro de Derechos Humanos de la UDP.

El XIII Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile 2015 se presentará al público el martes 20 de octubre, a las 18:30 horas, en el Aula Magna de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales (Av. República 105, Santiago Centro).