Clínicas Jurídicas

Clínicas Jurídicas (12)

Viernes, 11 Mayo 2018 00:00

Migrar como derecho humano

Escrito por

*Carta al Director publicada originalmente el 08 de Mayo en El Mostrador.

Señor Director:

Me he tomado la libertad de hacer parte de la discusión suscitada tras las columnas de Juan Ignacio Gómez, quien respondió a otra de Daniela Aceituno y Paulina Morales, en relación a la existencia —o no— del derecho humano a migrar.

Me parece que se equivoca el Sr. Gómez al afirmar que existe el derecho a migrar pero que aquello no implica el la obligación de un Estado de recibir.

Se equivoca, primero, porque es lógicamente imposible pensar que quien sale de su país irá a “la tierra de nadie”. Lo cierto es que el derecho a salir implica, en su misma naturaleza, que se ingresará en un nuevo territorio. Es decir, si yo quiero respetar el derecho de una persona a salir de un país, entonces la única forma de hacerlo es permitiéndole ingresar a otro.

¿Significa esto que la persona decide qué requisitos deberá cumplir en el país que elija pensando en la migración voluntaria o presuntamente voluntaria a la que se refiere el Sr. Gómez? No, y es que por supuesto que no existe un derecho a ingresar a cualquier Estado sin restricciones, aunque haya doctrina especializada que de argumentos para entender que las fronteras abiertas —en el sentido de existencia de requisitos mínimos de ingreso a un país— son una buena idea.

Los Estados, desde su soberanía, pueden decidir quiénes ingresan y quiénes no, pero no es correcto pensar que esta potestad es tan abierta que permite decidir sin motivación o —lo que es lo mismo— no es correcto decir que frente a la soberanía de un Estado la persona migrante no tiene derecho alguno, que es hacia donde el Sr. Gómez parece apuntar. El ejercicio de la soberanía encuentra como límite los derechos humanos de las personas, establecidos, por ejemplo, en tratados internacionales ratificados y vigentes.

De ahí que los Estados no pueden establecer requisitos de ingresos arbitrarios o discriminatorios en atención a la nacionalidad de una persona o color de piel, solo por dar algunos ejemplos. Es en este sentido que entendemos la existencia de un derecho a migrar, como un derecho a ingresar a un territorio de un Estado cumpliendo requisitos razonables y en igualdad de derechos que otras personas.

Ahora bien, sin perjuicio de lo anterior —y desde un entendimiento de la migración desde la óptica de los derechos humanos— podríamos hablar de la existencia actual de una migración forzada que queda fuera de la definición de refugiado y cómo el Estado debe hacerse cargo de esta realidad, pero aquello excede al espacio de esta intervención.

Francisca Vargas Rivas
Directora de la Clínica Jurídica de Migrantes y Refugiados, Universidad Diego Portales

 

Acerca del anuncio en materias de migraciones que presentó este lunes el Gobierno de Sebastián Piñera, las organizaciones migrantes y pro migrantes hacemos presente nuestra profunda preocupación por tanto el contenido, la forma y los tiempos con que se están tratando estos cambios en la normativa migratoria.

Valoramos la creación de un Servicio Nacional de Migración, con facultad de ejecutar la política migratoria; el proceso de regularización extraordinario que se efectuará en los próximos meses, que se garantice el acceso al derecho de salud, educación y derechos laborales sin discriminar por situación migratoria y que se amplíen los Ministerios participantes en el Consejo de Política Migratoria, aunque nos sorprende la ausencia del Ministerio del Trabajo.

Junto a lo anterior, existen 7 puntos claves los que nos generan preocupación del anuncio presentado ayer:

1.- Nos parece arbitrario que el acceso a la seguridad social y beneficios de cargo fiscal, sólo puedan ejercerse luego de dos años de residencia en el país.

2.- Más que expulsiones expeditas necesitamos que se cumpla el debido proceso. Un Estado no puede desentenderse de esto. Al mencionar una reconducción inmediata de la persona migrante, nos preguntamos qué va a suceder, por ejemplo, con las víctimas de tráfico que ingresan por pasos no habilitados.

3.- En dos semanas se va a eliminar la visa temporaria por motivos laborales. Actualmente cerca del 70% de las solicitudes de visa son bajo este formato, mostrando una nueva realidad en el flujo migratorio. Creemos que la premura en esta medida no contribuye al objetivo de una migración segura, ordenada y regular, ya que no genera un proceso oportuno de información.

4.- La imposición de visas consulares solo genera un flujo más inseguro y nuevas vías de ingreso irregular al territorio. El 2012 se impuso la visa consular a ciudadanos de RepúblicaDominicana y generó el aumento en un 4550% (2012 - 2016) en ingresos por pasos no habilitados de estas personas, generando un incentivo para las redes de tráfico.

5.- Desaprobamos la idea de establecer la prohibición de cambio de estatus migratorio de una persona migrante dentro del territorio nacional, y la obligación de solicitar permisos de residencia desde un consulado chileno en el país de origen de la persona.Sin comprender que los proyectos migratorios pueden modificarse, olvidando una mirada integral de la movilidad humana.

6- Nos preocupa el claro sesgo existente frente a las personas provenientes de Haití. Cuando son la sexta nacionalidad de extranjeros con mayor presencia en Chile y los ingresos son menores que los ciudadanos venezolanos. ¿Por qué se establece sólo para ellos un visado consular? ¿Qué se espera de esta medida?

7.- En el caso de las visas humanitarias éstas debieran entregarse justamente por razones humanitarias y no por nacionalidad.

Rechazamos profundamente la mirada utilitarista y economicista que manifiesta el Estado en relación a la migración. Enfatizamos que la migración es una cuestión de derechos humanos y no un fenómeno que se controla de acuerdo a las necesidades o intereses de un Estado.

Uno de los grandes errores de los dos proyectos anteriores fue no generar un proceso participativo previo con las organizaciones de la sociedad civil y gobiernos locales, que trabajan día a día con las personas migrantes. Lamentamos nuevamente la nula participación de la sociedad civil en este proceso. Las organizaciones migrantes seguiremos trabajando por una migración con enfoque de derechos y estamos abiertos a dialogar para generar una mejor política migratoria. Creemos profundamente en que todos merecemos la misma dignidad no por nuestra nacionalidad, sino por ser humanos.

Convocan:


Servicio Jesuita a Migrantes
Movimiento de Acción Migrante
Eduardo Thayer - Académico Universidad Central
Carolina Stefoni - Académica, Directora del Programa Interdisciplinario de Estudios Migratorios
(PRIEM), Universidad Alberto Hurtado.
Clínica Jurídica de Migrantes y Refugiados de la Universidad Diego Portales
Clínica Jurídica de Atención a Migrantes de la Universidad Alberto Hurtado
Fundación Superación de la Pobreza
Mesa por una Educación Intercultural
Coordinadora Nacional de Inmigrantes
Revista Sur
Observatorio Ciudadano
Sara Joiko – Académica, Estudiante de Doctorado, UCL Institute of Education
Leonora Beniscelli – Académica/ Colectivo Trama
Fernanda Stang – Académica Programa Interdisciplinario de Estudios Migratorios (PRIEM),
Universidad Alberto Hurtado.

Con éxito se llevó a cabo el Primer Encuentro Nacional de Clínicas Jurídicas para apoyo legal a personas solicitantes de asilo y refugiadas en Chile, organizado por la Clínica Jurídica de Migrantes y Refugiados de la Universidad Diego Portales y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el pasado martes 12 y miércoles 13 de Diciembre del 2017. 

Al evento asistieron además representantes de la Oficina de Derechos Humanos de la Corporación de Asistencia Judicial Metropolitana y de las Clínicas Jurídicas de la Universidad Arturo Prat de Iquique, Universidad de Concepción, Universidad Católica de Temuco y  Universidad Alberto Hurtado. Asimismo, se contó con la asistencia Aurelia Balcells, Jefa de la Sección de Refugio y reasentamiento del Departamento de Extranjería y Migración.

El objetivo de este encuentro se enfocó en establecer una instancia de diálogo entre quienes día a día asesoran o representan legalmente a las personas solicitantes de asilo y refugiadas en nuestro país. De esta forma, hubo primero una capacitación sobre la materia a cargo de Rébecca Steward, oficial de protección senior del ACNUR, y posteriormente se dieron distintas instancias en donde cada una de las personas participantes tuvo espacio para compartir sus experiencias en la materia y dar a conocer los desafíos existentes y la forma en cómo se han superado otros a los cuales se han visto enfrentadas. Por otro lado, la participación de Aurelia Balcells permitió generar un espacio de diálogo y retroalimentación con la Autoridad a cargo en la materia.

Otra de las instancias del encuentro fue liderada, a través de una videoconferencia, por Marco Formisano de la Unidad Legal Regional del ACNUR. En ella, se destacó la importancia de las clínicas legales para las personas solicitantes de asilo y refugiadas en la región, y se entregó información acerca de la implementación de la Red de Apoyo Legal de los Refugiados de las Américas (RALRA).

En relación al encuentro, Francisca Vargas Rivas, Profesora a cargo de la Clínica Jurídica de Migrantes y Refugiados de la Universidad Diego Portales, expresó que “el encuentro de Clínicas fue una gran instancia para conocer a otros profesores/as y abogados/as que trabajan en clínicas jurídicas que tienen algún grado de contacto con la población solicitante de asilo y/o refugiada. En ese sentido, me parece que fue una gran instancia para coordinarnos y pensar en formas de organizarnos a futuro para así lograr atender más y mejor a la población solicitante de asilo y refugiada. Si lo hacemos solo/as podemos hacerlo bien, pero si lo hacemos juntos/as podemos hacerlo excelente”.

El encuentro culminó con el compromiso de crear una red nacional de trabajo en la que los y las participantes puedan intervenir, organizándose de ese modo en una dirección única y coordinada a lo largo de todo Chile en materia de asilo. 

La obra IDEOLOGÍA, del artista visual Felipe Rivas, debió ser incluida en la muestra INIVISIBLE,  pero el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes prohibió su exhibición.

Participaron en la reunión, que se llevó a cabo entre el 22 y el 26 de julio, aproximadamente 30 personas de todo el continente. Delfina Lawson, profesora de la Clínica de Migrantes y Refugiados participó en representación del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales, así como también, la profesoraasociada de la UDP, Helena Olea.

A través de una acción presentada por la Clínica Jurídica de Acciones de Interés Público y Derechos Humanos de la Facultad de Derecho UDP.

19 de julio 2014

Con la participación de los expositores Alexandra Benado, Florencia Herrera, Pablo Astudillo Lizama, Alejandra Ramm, Marcelo Robaldo, Kena Lorenzini, Andrés Donoso Castillo, Felipe Peña, Emma de Ramón y Leonor Etcheberry.

Lunes, 10 Noviembre 2014 00:00

Tarda, pero llega: Justicia migratoria

Escrito por

7 Noviembre 2014

Clínica Jurídica de Migrantes y Refugiados logra ganar casos sobre expulsión injusta de extranjeros en la Corte Suprema.