Viernes, 06 Abril 2012 00:00

No me mal entiendan, he votado a favor de la no discriminación

Escrito por 

No podemos permitirnos que aquellos que declaran apoyar una ley por la no discriminación desde ya la miren con sospecha y por lo mismo incorporen elementos que no permitan que se cumpla su objetivo.

Publicada en El Mostrador, 6 de abril de 2012

“Voté a favor del proyecto, todos pueden ver mi voto. Repudio el ataque que sufrió Daniel Zamudio. Repudio las palabras del abogado Reyes, porque representan la intolerancia y a una secta. Pero no quiero ni debemos legislar en caliente un proyecto de ley, aunque reconozco que estamos debatiendo hace siete años”… Estas son las palabras de parlamentarios como Uriarte, Coloma, Melero…

“He dicho que estoy a favor. Mi único reparo es a un artículo de la propuesta original sobre las categorías sospechosas que permitan abrir la puerta a instituciones que no deseamos; la orientación sexual o la identidad de género pueden presentar problemas si no consideramos los contextos cuando no se confrontan con los derechos de otros. Por eso introdujimos mejoras al proyecto para intentar balancear cuando el derecho de una persona a no ser discriminada pueda colisionar con los de otras. Mis detractores dicen que esa indicación introducida es una modificación estructural al proyecto, pero no es cierto. Como legisladores tenemos que asegurar un buen equilibrio para todos, y mantenemos como principio la no discriminación, pero debemos cautelar del mismo modo la defensa de personas bien intencionadas cuyo ánimo no es discriminatorio, sino solo la protección de otros valores y derechos igualmente legítimos en juego.

La gente me ha contado, que en la empresa, por ejemplo, ha tenido malas experiencias contratando a mujeres, considerando que no son buenas trabajadoras, y les interesa que su empresa sea productiva, ya que es bueno para todos. La ley le obligará no sólo a que en el proceso de contratación considere la postulación de mujeres, sino que además las contrate. Pero esto colisiona con su derecho como empresario a organizar la empresa de tal forma que sea más productiva pasando a llevar su experiencia. Nada tiene que ver con la intención de discriminar, solo busca mejores resultados y proteger su derecho a desarrollar una actividad económica protegida por la Constitución. De alguna manera es similar la situación de algunos sostenedores de colegio o los padres cuando se enfrentan en la comunidad escolar a una chica lesbiana; el colegio tiene el derecho de definir el proyecto educativo institucional y los padres el derecho a elegir el establecimiento escolar. Por eso debemos reconocer que siempre tenemos colisión de derechos, y por ello incorporamos que estamos de acuerdo con que no se discrimine en Chile, pero asegurando que la protección a algunos no vulnere los derechos de otros.

De ahí que mantengo mi posición: debemos ser cautelosos a la hora de legislar. No vaya a ser que nos disparemos en el pie y terminemos con instituciones o formas de ver la sociedad que no compartimos”.

Respondo a estas declaraciones que provienen de distintos sectores del ámbito público, ya que precisamente ese artículo es parte de la discusión de fondo. No podemos permitirnos que aquellos que declaran apoyar una ley por la no discriminación desde ya la miren con sospecha y por lo mismo incorporen elementos que no permitan que se cumpla su objetivo. Lamentablemente la muerte del joven Zamudio hubiera podido ocurrir con o sin ley, como sostiene el profesor Corral Talciani, pero el derecho tiene un fuerte componente simbólico frente al reconocimiento y valoración de todos como iguales. El silencio de la ley, muchas veces, perpetúa la exclusión.

Lidia Casas

Directora del Centro de Derechos Humanos

Es Licenciada en Urban and Regional Planning de la University of Saskatchewan, Canadá (B.A.). Licenciada en Derecho por la Universidad Diego Portales (1999), cuenta con un LLM (Magíster) en Derecho por la University of Toronto, y es Doctora en Derecho de la University of Ottawa, Canadá. Fue Ford Foundation Reproductive Health Fellow, recibió la beca de IDRC (International Development Research Center (Canadá) por el Global Health Research Initiative.  Recibió el Premio de la International Planned Parenthood Federation de la Región Hemisferio Occidental (2001) por destacada defensa de la planificación familiar y la Distinción del Día de la Mujer 2017 de ComunidadMujer por destacada trayectoria en la promoción y defensa de los Derechos Humanos de las mujeres. Fue miembro del Grupo Asesor -Gender and Rights Advisory Group- del Departamento de Salud Reproductiva de la Organización Mundial de la Salud (2009-2010 y 2013-2015). Ha sido consultora para el Centro de Justicia de las Américas, CEJA, y la GTZ, organismo de cooperación de Alemania.

Miembro de la Red latinoamericana de profesores de derecho, género y sexualidades discriminadas, Red-Alas. Sus áreas de investigación el funcionamiento del sistema de justicia y género, violencia de género, derechos sexuales y reproductivos y discriminación. Participó en la defensa judicial de la anticoncepción de emergencia -AE- en Chile desde 2001. Dicta clases en derecho y género en Chile y América latina, realiza talleres de capacitación a operadores del sistema judicial e investigación y cuenta con numerosas publicaciones.

Áreas de Interés:

Mujeres y derechos humanos
Derechos sexuales y reproductivos