Jueves, 02 Abril 2015 00:00

Boletín (No. 28) del Observatorio de Justicia Transicional

Escrito por 

Puede encontrar noticia sobre verdad, justicia, reparaciones y memoria en el nuevo boletín del Observatorio de Justicia Transicional.

El Observatorio de Justicia Transicional ha lanzado un nuevo boletín (número 28) sobre noticias en verdad, justicia, reparaciones y memoria por violaciones a los ddhh de tiempos de dictadura en Chile y la región. En esta oportunidad también se hace entrega de 3 documentos anexos sobre:
 
1. Prontuario judicial de Miguel Krassnoff Martchenko
2. Prontuario judicial actualizado de Manuel Contreras Sepúlveda
3. Paper sobre el papel de abogados en la justicia transicional y post transicional en Chile
 
Este último es una publicación recién lanzada por el Queens University Belfast en el marco de su proyecto de investigación internacional Lawyers, Conflict and Transition, aun en curso. Como parte del proyecto, una delegación de investigadores jurídicos visitó a Chile en 2014. La publicación actual es la adaptación de un paper informativo preparado para el equipo del proyecto por Cath Collins, directora del Observatorio de Justicia Transicional. Una versión en inglés de éste y las demás publicaciones del proyecto pueden encontrarse gratis en http://lawyersconflictandtransition.org/ El proyecto completo abarca el estudio de Sudáfrica, Túnez, Israel, Palestina, y Camboya.
 
 
Apreciación de las tendencias reveladas por las noticias del presente boletín:
 
Considerando las tendencias nacionales reveladas por la actual edición del boletín, se debe concluir que, pese a la aceleración de la resolución definitiva de causas de parte de la Corte Suprema, preocupa una creciente tendencia a cerrar causas en primera instancia declarando que no constituyen crímenes de lesa humanidad, por cuanto se sostiene la aplicabilidad de la prescripción en atención al tiempo transcurrido. Es particularmente llamativo que algunas de dichas declaraciones fundamentan la clasificación en características de la víctima, tales como su falta de militancia política conocida, en circunstancias en que todo indica que el carácter de crimen de lesa humanidad o de guerra es más bien conferido por características del hechor y/o el aparato que lo ordena y le ampara, como son por ejemplo la sistematicidad, el formar parte de un ataque sistem­­ático contra la población civil no-armada, y/o el haber sido cometido en un clima de impunidad garantizada por las mismas autoridades.
 
En otra arista del tema judicial, el destino de los agentes condenados vuelve a estar en la mira, ya sea por la concesión de beneficios o por un incremento en la práctica de eludir a la justicia por medio de la fuga. En relación a los beneficios, dos agentes, uno de ellos supuestamente condenado a prisión perpetua, acudieron a recursos legales para obligar la restitución de beneficios de salida dominical y reducción de pena, respectivamente.  En relación al segundo caso, además, la Corte Suprema razon­ó que el Ministerio de Justicia no tendrá las facultades para impedir o revertir las concesiones realizadas por los comités respectivos. De paso, declaró que los beneficios tampoco podían ser denegados por el carácter del crimen cometido por quien los solicite, por cuanto el fallo representa un duro revés para la campaña que había tomado forma en los últimos años entre algunas agrupaciones de ddhh y parlamentarios, buscando que se tornara obligatorio el cumplimiento pleno de penas cuando se trata de crímenes de lesa humanidad.  También acentuaría el peligro de fuga que se genera al conceder reducción de pena a quienes se encuentren activamente procesados o incluso condenados en instancias inferiores por múltiples delitos similares. Es el caso de uno de los beneficiados mencionados arriba, siendo que Nelson Paz Bustamante, quien consiguió en enero de 2015 un recurso a favor buscando su liberación por reducción de pena, fue nuevamente condenado el 27 de marzo, en primera instancia, a 10 años de prisión – pena efectiva - como uno de 79 agentes condenados por la desaparición de Pedro Poblete Córdova, causa seguida desde muchos años por el emblemático defensor de los ddhh don Sergio Concha y en que se había conseguido, en septiembre de 1998, el primer fallo clave de la nueva época de justicia penal.
 
En relación a agentes aún no encarcelados, se sumaron m­ás casos de fuga a los ya notorios casos anteriores. En los casos recientes, el ex agente de la DINA  Daniel Cancino Varas no se presentó para empezar a cumplir condena por la desaparición (secuestro) de Carlos Guerrero Gutiérrez.  Particular consternación y/o sospecha caus­ó el hecho debido a que Cancino es un ex prefecto de la PDI y tiene familia directa aun ejerciendo dentro de la institución.  Pero no fue sino a principios de marzo cuando ocurrió el caso m­ás flagrante: Ricardo Lawrence Mires, notorio ex jefe operativo de la DINA vinculado a decenas de desapariciones, asesinatos y torturas, se dio a  la fuga al no comparecer para ser notificado de una condena de 15 años en primera instancia por torturas cometidas contra sobrevivientes de la Villa Grimaldi. Lawrence, sindicado como uno de los personajes m­ás temidos y nefastos de la DINA, como señaló la reciente serie Archivos del Cardenal, nunca antes recibió condena efectiva ni tampoco fue dejado en prisión preventiva a pesar de las múltiples causas en que se encuentra procesado, entre ellos, Calle Conferencia. Cabe mencionar que ante circunstancias similares en Argentina, los jueces de este Estado optaron por una pr­áctica de mayor uso de prisión preventiva para evitar que ex agentes y militares hacen uso de redes de simpatizantes para eludir a la justicia.
 
Esperamos que el presente boletín sea un aporte en sus quehaceres diarios a favor de la justicia. 
 

Descárgalo aquí.