Martes, 29 Noviembre 2016 00:00

Inmigrantes: regularizan situación legal de menores Destacado

Escrito por 

Gobierno, jesuitas y otros entes efectuaron operativo para resolver casos de hijos de foráneos nacidos en Chile y que eran apátridas.

 

Noticia publicada en La Tercera, 27 de noviembre de 2016.

“Me están ofreciendo que en un mes mi hija pueda ser chilena, que tenga una nacionalidad (…). Es tremendo, estoy muy feliz”, dice emocionado Sebastián Gálvez. Es padre de una joven de 16 años, cuyo estado legal es de “apátrida”. Es decir, que no tiene nacionalidad.

Y ayer, tras a una jornada liderada por el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), el Departamento de Extranjería, el Registro Civil y otros organismos, pudo comenzar a regularizar la situación de la menor. En total, fueron más de 30 casos a los que se les brindó ayuda, para que sus hijos pudieran acceder a la nacionalidad y a los beneficios de tener un RUT. Esto, luego de que en 2014 se corrigiera la interpretación de la ley, que entre 1995 y 2014 consideró como “hijo de extranjero en tránsito” a los nacidos de padres foráneos.

Gálvez cuenta que hace 16 años que lucha para que la niña, hija de una inmigrante ecuatoriana, pueda obtener la nacionalidad chilena. El y su esposa adoptaron a la menor, pero no habían podido regularizar sus documentos. Hasta ahora.

Otra de las personas que acudieron fue Johann Vega. “Para mí, lo más importante es que no se repitan las situaciones. Mi hija quedó con un estado de apátrida. No es aceptable que un niño no tenga derecho a una nacionalidad”, cuenta.

La mujer se mostró agradecida por regularizar la situación de la menor, indicando que este tipo de jornadas “es una forma de que ella tenga acceso a derechos importantes, porque ella se siente totalmente chilena y siempre ha vivido aquí”.

La jornada efectuada en Santiago es la tercera que se realiza a nivel nacional. Antes se hizo una en Arica, donde se atendieron 167 casos. Actualmente, existen más de 2.500 hijos de migrantes que legalmente son considerados apátridas, pero que, por ley, tienen derecho a la nacionalidad chilena.

“Estamos haciendo esta jornada para que personas, niños, niñas y adolescentes, a quienes se les ha negado la nacionalidad chilena, se les rectifique su situación y se repare un derecho humano fundamental”, señala el sacerdote Miguel Yaksic, director nacional del Servicio Jesuita a Migrantes.

Rodrigo Sandoval, jefe nacional del Departamento de Extranjería y Migración, de Interior, también valoró la jornada, la cual calificó como de “reparación de una situación injusta. Esta iniciativa tiene un sentido de reconocimiento a hechos que no debieron haber ocurrido. Chile gana con reconocer como chilenos a aquellos que siempre lo fueron”.

Una postura similar expresó Delfina Lawson, directora de la Clínica Jurídica de Migrantes y Refugiados de la Universidad Diego Portales, la cual también fue parte de la jornada. “El Estado asumió su deber de reconocer esta situación, que afecta a muchos niños”, señala.

Los organismos participantes anunciaron nuevos “operativos”, para ayudar a más familias y menores.