Jueves, 09 Julio 2015 00:00

Clínica Jurídica de Migrantes y Refugiados investiga realidad de niños sin nacionalidad en Chile Destacado

Escrito por 

Cerca de 3000 niños en Chile estarían en riesgo de apatridia, ya que se les habria privado de su derecho a la nacionalidad pese a haber nacido en territorio chileno. La información fue obtenida del  Servicio Nacional de Registro Civil e Identificación vía Ley de Transparencia y corresponde a hijos de personas en situación migratoria irregular, que al nacer fueron inscritos bajo la figura de “Hijo de Extranjero Transeúnte”. Esa y otras acciones destinadas a conocer la realidad de estos niños forman parte del proyecto que lleva adelante la Clínica Jurídica de Migrantes y Refugiados del Centro de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho UDP, con el apoyo de la Fundación Open Society.

La iniciativa tiene como objetivos promover una discusión pública sobre el derecho a la nacionalidad y el ius solis (es decir, el derecho de adquirir la nacionalidad chilena por haber nacido en el país); investigar, en Chile y en el derecho comparado, sobre el concepto de hijo de extranjero transeúnte como excepción al principio de ius solis, y desarrollar acciones de incidencia y de representación legal en sede judicial y administrativa para el reconocimiento de la nacionalidad chilena quienes se encuentren en tal situación.

Cuando una persona no tiene reconocido su derecho a la nacionalidad, se expone a una serie de vulneraciones graves a sus derechos humanos, como la salud y la educación, afirma el abogado UDP, Víctor Hugo Lagos, investigador del proyecto. Realidad que pudo constatar in situ tras visitar el pasado mes las localidades de Iquique, Pozo Almonte, Huara Huara, Pica y Colchane, junto a Claudio Fuentes, asistente del proyecto. “Estos niños pueden asistir a los establecimientos de educación pública y acceder a atención de salud primaria, pero posteriormente enfrentan numerosos problemas para que se les reconozcan los años cursados y no tienen acceso a tratamiento de enfermedades graves, por ejemplo”, señala Víctor Hugo Lagos, añadiendo que al carecer de RUN, no existen legalmente para los servicios públicos.

Fallos de la Corte Suprema

La situación se origina en una interpretación restrictiva del derecho Ius Solis por parte de las autoridades administrativas que rigió hasta comienzos de 2014, cuando la administración Bachelet  modificó dicho criterio. De esa forma acogió los argumentos esgrimidos por la Corte Suprema de Chile al fallar favorablemente al menos cinco reclamos de nacionalidad presentados en 2103 por la Clínica Jurídica  de  Migrantes y Refugiados  de la UDP. En sus fallos, el máximo tribunal señaló que el derecho a la nacionalidad es un “derecho esencial a la persona humana, un atributo de la personalidad, que no puede ser desconocido sin causa justificada”. Asimismo indicó que el concepto de “transeúnte” debe interpretarse conforme lo dispuesto por el Código Civil chileno y por la vocación de los padres de permanecer en el país. Finalmente, los fallos hicieron referencia a los tratados internacionales ratificados por Chile, que reconocen el derecho a una nacionalidad como la Convención Americana de Derechos Humanos y la Convención sobre los derechos del Niño.

Con el cabio de  criterio administrativo, todas las personas nacidas en Chile, con la excepción de los hijos de turistas y tripulantes,  podrían acceder a la nacionalidad chilena. La decisión representa un avance importante, pero es necesario difundirla y exigir su cumplimiento en todo el país, para garantizar su cumplimiento y a su vez, rectificar los certificados de nacimiento de todas aquellas personas a quienes se les negó la nacionalidad en años anteriores.