Blog-Opinion

Blog-Opinion (86)

Lunes, 28 Diciembre 2015 00:00

Subsecretaría de Derechos Humanos.

Escrito por

Columna por Judith Schönsteiner, publicada en La Tercera, 21 de diciembre de 2015

Finalmente, la Presidenta Michelle Bachelet promulgó la ley que crea  la Subsecretaría de Derechos Humanos como una nueva subdivisión del Ministerio de Justicia, que se hará cargo de la promoción y educación de derechos humanos, y de asegurar que habrá una política de derechos humanos en el país. Es un importante paso hacia una institucionalidad más robusta en este ámbito, con su comité interministerial y el encargo de elaborar un Plan Nacional de Derechos Humanos. También coordinará las respuestas del Estado chileno  ante los órganos internacionales de supervisión de los derechos fundamentales, y, así se espera, velará por la implementación de las respectivas recomendaciones y órdenes.

En este sentido, llena un vacío institucional que había persistido y que, por ejemplo, significaba que no había quién pudiese coordinar el encargo del artículo 2 de la Ley que establece medidas contra la discriminación, a saber, la adopción de políticas públicas de no-discriminación. En se sentido, complementa el trabajo del Instituto Nacional de Derechos Humanos, que se mantiene como organismo autónomo según su mandato.

A pesar de haber sido convocado a última hora, al acto de promulgación asistieron  representantes de fuerzas de orden, la sociedad civil y ministerios. Hubo muchos otros a quienes la invitación no llegó y además, no deja de sorprender  que casi todas las referencias concretas tuvieran relación con las violaciones del pasado. Es verdad, ha sido una demanda de la sociedad civil desde hace mucho tiempo, y una repetida recomendación y orden de los órganos internacionales, la tipificación del crimen de tortura, por ejemplo. El trabajo de las asociaciones de derechos humanos -familiares de detenidos desaparecidos, por nombrar solo una- ha sido imprescindible y valiente. Cierto, era un momento para volver a reconocer esa labor y además, queda mucho por hacer en temas de justicia transicional, especialmente en materia de sobrevivientes de tortura, como el Informe Anual sobre Derechos Humanos de la UDP lo ha señalado repetidamente.

Pero son esas  mismas asociaciones que nos recuerdan, junto con los órganos internacionales y otras múltiples organizaciones de la sociedad civil, que la discriminación a los distintos grupos vulnerables, la desigualdad económica, y otros factores, requieren una mayor protección de derechos civiles, económicos, políticos, sociales y culturales hoy, así como la prevención de violaciones de distinta índole, incluso, cuando se cometen por privados.

La Subsecretaría de Derechos Humanos está a cargo de todos los derechos humanos a cuyo respeto y garantía se ha comprometido Chile. Será importantísimo no perder nunca de vista ese mandato. Por ello, le compete la tarea fundamental de transversalizar políticas públicas de derechos humanos, para así cumplir con la prevención de eventuales violaciones. El desafío entonces, no es solo de contribuir reparar las graves violaciones del pasado, sino que ir convirtiendo al Estado de Chile en uno cuya forma de actuar permanente garantice los derechos humanos de los habitantes de este país en todas sus políticas.

Lunes, 28 Diciembre 2015 00:00

Subsecretaría de Derechos Humanos.

Escrito por

Columna de opinión publicada en La Tercera, 21 de diciembre de 2015.

Finalmente, la Presidenta Michelle Bachelet promulgó la ley que crea  la Subsecretaría de Derechos Humanos como una nueva subdivisión del Ministerio de Justicia, que se hará cargo de la promoción y educación de derechos humanos, y de asegurar que habrá una política de derechos humanos en el país. Es un importante paso hacia una institucionalidad más robusta en este ámbito, con su comité interministerial y el encargo de elaborar un Plan Nacional de Derechos Humanos. También coordinará las respuestas del Estado chileno  ante los órganos internacionales de supervisión de los derechos fundamentales, y, así se espera, velará por la implementación de las respectivas recomendaciones y órdenes.

En este sentido, llena un vacío institucional que había persistido y que, por ejemplo, significaba que no había quién pudiese coordinar el encargo del artículo 2 de la Ley que establece medidas contra la discriminación, a saber, la adopción de políticas públicas de no-discriminación. En se sentido, complementa el trabajo del Instituto Nacional de Derechos Humanos, que se mantiene como organismo autónomo según su mandato.

A pesar de haber sido convocado a última hora, al acto de promulgación asistieron  representantes de fuerzas de orden, la sociedad civil y ministerios. Hubo muchos otros a quienes la invitación no llegó y además, no deja de sorprender  que casi todas las referencias concretas tuvieran relación con las violaciones del pasado. Es verdad, ha sido una demanda de la sociedad civil desde hace mucho tiempo, y una repetida recomendación y orden de los órganos internacionales, la tipificación del crimen de tortura, por ejemplo. El trabajo de las asociaciones de derechos humanos -familiares de detenidos desaparecidos, por nombrar solo una- ha sido imprescindible y valiente. Cierto, era un momento para volver a reconocer esa labor y además, queda mucho por hacer en temas de justicia transicional, especialmente en materia de sobrevivientes de tortura, como el Informe Anual sobre Derechos Humanos de la UDP lo ha señalado repetidamente.

Pero son esas  mismas asociaciones que nos recuerdan, junto con los órganos internacionales y otras múltiples organizaciones de la sociedad civil, que la discriminación a los distintos grupos vulnerables, la desigualdad económica, y otros factores, requieren una mayor protección de derechos civiles, económicos, políticos, sociales y culturales hoy, así como la prevención de violaciones de distinta índole, incluso, cuando se cometen por privados.

La Subsecretaría de Derechos Humanos está a cargo de todos losderechos humanos a cuyo respeto y garantía se ha comprometido Chile. Será importantísimo no perder nunca de vista ese mandato. Por ello, le compete la tarea fundamental de transversalizar políticas públicas de derechos humanos, para así cumplir con la prevención de eventuales violaciones. El desafío entonces, no es solo de contribuir reparar las graves violaciones del pasado, sino que ir convirtiendo al Estado de Chile en uno cuya forma de actuar permanente garantice losderechos humanos de los habitantes de este país en todas sus políticas.

Viernes, 18 Diciembre 2015 00:00

"Instituto unicameral"

Escrito por

Carta al director de organizaciones defensoras de DD.HH., en La Tercera, 17 de diciembre de 2015.

Señor director:

El domingo en su columna, Axel Buchheister hizo una ácida e infundada crítica al trabajo realizado por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), a propósito de la presentación de su informe anual. El profesional sostiene que la autonomía del INDH es inconstitucional y que su atribución de hacer recomendaciones al Estado, se funda únicamente en que los parlamentarios de centro derecha no se atrevieron a oponerse. Dicho análisis es liviano y falaz o, al menos, demuestra un desconocimiento total de la institucionalidad en materia de derechos humanos.

Es menester recordarle que la autonomía del INDH y su mandato no se debe a un capricho de un sector, sino a los acuerdos que los estados han suscrito, plasmados en los Principios de París, adoptados por la Asamblea General de la ONU en 1993. Entre ellos, la necesidad de contar con una institución autónoma y con un mandato amplio que le permita “presentar, a título consultivo, al gobierno, al Parlamento y a cualquier otro órgano pertinente (…) informes sobre todas las cuestiones relativas a la protección y promoción de los derechos humanos”. En consecuencia, las situaciones que da cuenta el informe recientemente presentado, no dicen relación con una interpretación antojadiza del INDH sino con un exhaustivo examen que esta institución realiza del país.

Como organizaciones defensoras de DD.HH., estimamos que cualquier análisis o crítica sobre la labor del INDH debe ser fundada en el rol que a éste le toca cumplir por mandato legal, el cual fue entregado por el Parlamento a través de la ley 20.045 que lo crea. Lo demás sólo da cuenta de que ese análisis es incómodo, porque es un reflejo de las deudas que el Estado tiene en esta materia.

Marcela Benavides

Cimunidis

Javiera Farías

Leasur

Luis Larraín

Fundación Iguales

Consuelo Contreras

Corporación Opción

Gloria Leal

Instituto de la Mujer

Carolina Carrera

Corporación Humanas

Irma Iglesias

Fundación Down 21 Chile

Amalia Mauro

Centro de Estudios de la Mujer

Fabiola Gutiérrez

Observatorio de Género y Equidad

Judith Schönsteiner

Centro de Derechos Humanos UDP

Marta Cisternas

Casa Memoria José Domingo Cañas

Sandra Huentemilla

Asoc. de Profesionales Indígenas

Cynthia Plencovic

Observatorio Contra el Acoso Callejero

Ximena Erazo

Fundación Henry Dunant

América Latina

Erika Montecinos

Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio

Andrés Rivera

Observatorio de Derechos Humanos y Legislación

"A partir de sus compromisos internacionales, Chile debe –incluso sin que ninguna sentencia internacional que  se lo recuerde– de una vez por todas,  hacerse cargo del tema de la tortura. Aún no hay órgano competente que esté a cargo de investigar los casos de tortura de la dictadura; aún no está tipificado correctamente el delito en nuestro Código Penal; aún no se crea el Mecanismo de Prevención de la Tortura que es una obligación bajo la Convención contra la Tortura; todavía no se fortalecen los mecanismos de denuncias y fiscalización sistemática de malos tratos y tortura en el sistema penitenciario y en relación a las detenciones policiales."

"Es importante notar que el interés público de acceso a la información no solo está vinculado a entes estatales. Lo sabemos al menos desde el caso Claude Reyes, pero también en las múltiples iniciativas de accountability del sector privado en la economía. Es de interés público saber cómo las figuras públicas que detentan poder, lo ejercen. Eso vale también para la Iglesia Católica y, especialmente, en casos que se relacionan con posibles delitos penales que, por definición, son de interés público."

El gobierno de Chile anunció recientemente que ha iniciado la revisión de los antecedentes necesarios para acoger a la brevedad a un grupo de familias sirias que buscan refugio.

 "En un país en el que la educación de calidad no es automáticamente alcanzable en los establecimientos públicos, tenemos además una razón adicional para obligar a todos los proveedores a no discriminar. Es decir, mantener la libertad de enseñanza para todos los padres y no solo para algunos, pero especialmente, para garantizar el derecho a la educación en el interés superior del niño y de la niña (que, desde mi punto de vista, es lo que prima aquí)."

Lunes, 10 Agosto 2015 00:00

Déjàvu, otra vez

Escrito por

Tres décadas más tarde, todo vuelve a la palestra, pese a que uno que otro opinólogo de poca monta trate de convencernos de que ya estamos ‘en otra’. Un hurra entonces por los tribunales: hoy por hoy es el lento, tardío pero ya insistente accionar de la justicia el que vuelve a enfrentarnos, cada cierto tiempo, con el desafío no solamente de reconocer la verdad, sino de definir sus consecuencias. La vieja, si es que pasó, se devuelve, o al menos se detiene.

 

Miércoles, 12 Agosto 2015 00:00

¿Por qué negarse a legislar?

Escrito por

"Lo más importante es que si todos estamos de acuerdo en que el proyecto regula la buena práctica médica, ¿por qué negarse a legislar? El proyecto lograría proteger mejor al médico y, además, evitar que las mujeres queden expuestas a la discrecionalidad médica..."

 

Martes, 11 Agosto 2015 00:00

Muerte de Manuel Contreras

Escrito por

Convertir a los criminales en monstruos evita o facilita no preguntarse por las condiciones y causas que permiten actuar a esos hombres. Si ellos son sólo aberraciones, el resto, los que somos “normales”, tenemos menos de qué preocuparnos y menos preguntas. Y esa es la trampa: no asumir o cuestionarse qué se hizo como sociedad, como individuo, para impedir que esos actos terribles se llevaran adelante.