Miércoles, 25 Marzo 2015 00:00

Autonomía de la mujer Destacado

Escrito por 

La Dra. Nelly Alvarado ha señalado que la interrupción del embarazo por razones de salud no es un problema de salud pública y que no hay una cuestión de derechos de las mujeres que estén al centro del debate, incluso si gestan un embarazo con una malformación congénita inviable o producto de una violación.

Sin embargo, omite que la inequidad social en salud es, a nivel global y en Chile, una de las preocupaciones centrales de la salud pública, siendo el aborto uno de sus mejores ejemplos: la distribución de riesgos de morbilidad y mortalidad en contextos de pobreza y vulnerabilidad es mayor. Los promedios ocultan grandes inequidades sociales: las diferencias no son naturales sino injustas y evitables. La baja en mortalidad en Chile se explica, entre otros factores, por la eficiencia de los servicios clandestinos.

Estos argumentos no se hacen cargo del efecto paralizante y el abrumador estigma social que la actual ley impone sobre las mujeres. Se desconoce que el ejercicio de la autonomía por parte de una persona implica la voluntariedad de exponerse a ciertos riesgos, y que la dignidad implica el reconocimiento del otro como un sujeto moral autónomo. Es la persona la que determina, por ejemplo, someterse o no a una cirugía o a una quimioterapia para tratarse un cáncer.

Rechazar el aborto en toda circunstancia niega toda autonomía para decidir, y en estos casos, niega el derecho de una mujer a no ser sometida a un trato cruel e inhumano. El rechazo a legislar no parece un asunto de incomprensión, sino de argumentos que llevados al extremo presentó Jaime Guzmán en noviembre de 1974 ante la comisión redactora de la Constitución Política del 80: "La mujer debe tener al hijo aunque este salga anormal, aunque sea producto de una violación, o aunque de tenerlo derive en su muerte".

Cuando se niega la existencia de derechos tan básicos, no hay convicción de que las personas, en este caso las mujeres, tengan derecho a decidir de qué modo quieren vivir circunstancias extremas como las aducidas por el proyecto de ley.

Al impulsar este proyecto, Chile no hace más que ponerse a la altura de la legislación en la mayoría de los países. La ley ante todo debe velar por la igualdad en el ejercicio los derechos, favoreciendo la libertad de todos y protegiendo la integridad de las personas, en este caso las mujeres, titulares de cada uno de esos derechos. Esta propuesta de ley no obliga a abortar, simplemente faculta, en tres casos acotados, y con ello elimina no solo el peso legal, sino el doloroso estigma social, promoviendo de este modo la dignidad y la igualdad de las mujeres.

Lidia Casas

Directora del Centro de Derechos Humanos

Es Licenciada en Urban and Regional Planning de la University of Saskatchewan, Canadá (B.A.). Licenciada en Derecho por la Universidad Diego Portales (1999), cuenta con un LLM (Magíster) en Derecho por la University of Toronto, y es Doctora en Derecho de la University of Ottawa, Canadá. Fue Ford Foundation Reproductive Health Fellow, recibió la beca de IDRC (International Development Research Center (Canadá) por el Global Health Research Initiative.  Recibió el Premio de la International Planned Parenthood Federation de la Región Hemisferio Occidental (2001) por destacada defensa de la planificación familiar y la Distinción del Día de la Mujer 2017 de ComunidadMujer por destacada trayectoria en la promoción y defensa de los Derechos Humanos de las mujeres. Fue miembro del Grupo Asesor -Gender and Rights Advisory Group- del Departamento de Salud Reproductiva de la Organización Mundial de la Salud (2009-2010 y 2013-2015). Ha sido consultora para el Centro de Justicia de las Américas, CEJA, y la GTZ, organismo de cooperación de Alemania.

Miembro de la Red latinoamericana de profesores de derecho, género y sexualidades discriminadas, Red-Alas. Sus áreas de investigación el funcionamiento del sistema de justicia y género, violencia de género, derechos sexuales y reproductivos y discriminación. Participó en la defensa judicial de la anticoncepción de emergencia -AE- en Chile desde 2001. Dicta clases en derecho y género en Chile y América latina, realiza talleres de capacitación a operadores del sistema judicial e investigación y cuenta con numerosas publicaciones.

Áreas de Interés:

Mujeres y derechos humanos
Derechos sexuales y reproductivos